Publicado por Etelvina Diversion , jueves, 27 de agosto de 2009 10:21

Cai. La cabeza me reboto contra el piso, los ojos abiertos, rebobinando. Es estupido creer que uno deja el pasado. Siento mi historia en el cuerpo, como si estuviera tatuada, y lo que es aun peor: Siento que me historia empieza una y otra vez.
Ya las pastillas no me hacen nada, necesito dosis mas fuertes,y mi sangre no es azul. No soy de la realeza, aunque me autoproclame reina de los desdichados.
Me duele el pecho, se me complica respirar y veo como la gente me filma como si fuese un espectaculo. Al final siempre fui mi propio circo, una mezcla de payaso y equilibrista, cruze limites y volvi para contarlos. Cai sin red de seguridad.
Pienso en vos, pienso en que te estoy llamando con el pensamiento, esperando que aparezcas, con tu armadura de caballero caido, pero no apareces. Pienso en las mil maneras que te tuve, le busco otros sentidos a tus palabras... ¿Realmente estuviste?
Y ahora, señoras y señores, el complejo final. Me veo en la necesidad de decir unas ultimas palabras, que expresen esperanza y sabiduria, resumiendo años de aprendizaje en una sola frase. Mi boca se abre, al mismo tiempo que los espectadores abren los ojos,entusiasmados, buscando la primicia de una noticia que nunca fue. Pero les gane de antemano: cerre los ojos y pense en vos, sin decir palabra alguna.
Nunca llegaste.

0 Response to " "

Publicar un comentario en la entrada