Publicado por Etelvina Diversion , sábado, 2 de abril de 2011 15:06

No me vas a creer, D, pero siento la piel pegarse a mis huesos. Los siento resonar con hastio, hasta con algo de esperanza, con algo de felicidad. Porque cuando el suspiro no sea mas que un hilo de plata, a punto de cortarse, sera el momento de asumir la derrota, sera el momento de contarle a los niños que ahora los monstruos son dueños del planeta y que todo lo escrito, lo prometido no fue mas que una utopia, sera hora de vestirse opaco para despedirse una vez mas.

0 Response to " "

Publicar un comentario en la entrada