Publicado por Etelvina Diversion , sábado, 30 de enero de 2010 16:23

No estaba segura de querer existir,
Ni siqiera estaba segura de su propia existencia.
Su mascara, era su imagen mas real,
acostumbrada a años junto a ella.
Un dia, vio pasar al amor de su vida
y se tapo los ojos, para no desear
(acostumbrada a nunca tener lo que realmente queria).
Con media sonrisa, se libro del compromiso,
segura de no haber levantado sospechas, sello sus labios,
y se llevo ese instante a su tumba,
creyendose, por primera vez, dueña.

0 Response to " "

Publicar un comentario en la entrada